frecuencia satelital banda ku
Frecuencia satelital banda ku
12 agosto, 2019
frecuencia satelital banda l
Frecuencia satelital Banda L: ventajas innumerables para la comunicación satelital
17 septiembre, 2019
Mostrar todo

Frecuencia satelital Banda C: un aliado sin límites

frecuencia satelital banda c

frecuencia satelital banda c

Banda C ¿por qué debería elegirla para su enlace satelital empresarial?

Las telecomunicaciones en el mundo han evolucionado a través del tiempo, entregándole a las personas nuevas maneras de entrar en contacto para generar negocios, entablar relaciones entre gobiernos o realizar transmisiones de eventos multitudinarios.

Dentro de las comunicaciones satelitales, encontramos una solución importante tan habitual, como sorprendente. Se trata de las frecuencias que actúan bajo la Banda C, encargada de entre otras, de las transmisiones de enlace de países desarrollados.

AXESAT, le presenta todas las ventajas que puede encontrar en la Banda C, para que la convierta en su aliado ideal, entendiendo cómo y para qué funciona, haciendo que sus negocios trasciendan fronteras:

La Banda C: una evolución constante

Este espectro existe desde los años 60, ya que fue la primera banda de frecuencia que fue asignada en la historia de las comunicaciones comerciales por satélite, utilizadas en su momento para las transmisiones terrestres de microondas con línea de vista. Tiempo después, la banda C fue aplicada a las comunicaciones satelitales, compartiendo el espectro con estaciones de servicios fijos por satélite (“FSS”) sin un alto riesgo de interferencia.

En los últimos 50 años, la banda C se tornó en un protagonista central para un amplio rango de comunicaciones en los sectores comerciales y de gobierno, teniendo en cuenta datos no menores, como por ejemplo que prácticamente cada televisor que se enciende en todo el mundo (incluyendo los utilizados por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos), recibe una programación cuya señal pasa en algún punto por la Banda C satelital. También en Norteamérica, las fuerzas militares usan esta frecuencia para controlar radares, alcanzar comunicaciones en campo y en los sistemas de comando y control.

Así funciona la Banda C, en nuestros días

Los satélites comerciales que operan en la banda C, siempre utilizan la banda que comprende frecuencias que van desde los 3400 hasta los 4200 MHz, cuando su misión es transmitir desde el satélite a las estaciones terrestres (Downlink). Por otra parte, si la idea es compartir transmisión desde las estaciones terrestres hacia el satélite, la banda se amplía de 5925 a 6725 Mhz (Uplink).

Para dar una explicación más concreta, debemos apuntar que básicamente el satélite actúa como un repetidor, es decir, recibe señales en la parte alta de la banda y de inmediato, las remite hacia la Tierra que la recibe en la banda baja.

Entendiendo que el diámetro de una antena debe ser proporcional a la longitud de onda que recibe, la Banda C exige antenas mayores en tamaño que las de la Banda Ku, por ejemplo. Comparado con la Banda Ku, la Banda C trabaja de manera más confiable bajo condiciones de clima adversas, como lo pueden ser la lluvia fuerte y la caída de granizo, aunque sean susceptibles de recibir interferencia terrestre.

Entre todos los servicios críticos que puede ofrecer, también resaltan acciones que hacen que el mundo pueda funcionar tal y como lo conocemos hoy, que necesitan de gran confiablidad y una amplia cobertura geográfica que sólo puede ofrecer la banda C. como los son, por ejemplo, transacciones bancarias o redes de empresa; distribución de programas de televisión; enlaces de conexión del servicio móvil por satélite, y enlaces de emergencia, incluidos los servicios de recuperación en caso de catástrofe y el seguimiento meteorológico.

La banda C y su amplia cobertura mundial

Las ondas que recorren la Banda C, cubren grandes zonas geográficas y facilitan las comunicaciones mundiales. Gracias a su gran alcance geográfico, los haces que viajan en la banda C permiten que la cobertura acceda a lugares recónditos, lo que es mayormente rentable en regiones con baja densidad de población.

También esta banda es muy apetecida, debido a que el alto nivel de desvanecimiento causado por la lluvia que afecta las señales de las bandas Ku o Ka, hace que definitivamente los diferentes operadores trasladen sus operaciones para aprovechar la Banda C, ya que utiliza haces más pequeños centrados que a su vez, están ubicados en zonas donde la demanda y la densidad de población son altas, manteniendo de todas las maneras la calidad de servicio requerida.

Aunque esta no es una frecuencia ideal para servicios móviles, los operadores que aplican estas tecnologías la ven potencialmente atractiva usándola como fuente de ancho de banda adicional para servir a sus clientes actuales y futuros, incrementando las zonas de cobertura, la velocidad de respuesta de descarga para sus usuarios y ampliando las frecuencias en las que operan sus servicios.

Para redondear, debemos comprender que la Banda C es una aliada de las comunicaciones satelitales, toda vez que sus características se prestan, para llegar a todos los rincones del planeta, sin mayores inversiones en equipamiento. También, es justo anotar que esta tecnología está diseñada para sobreponerse a cualquier dificultad meteorológica, lo que permite que sus operaciones se desarrollen con normalidad, sin importar ninguna condición extrema. Tenga en cuenta que el uso de esta banda tiene regulaciones, por lo que es importante contactar a expertos para sacar el mejor rendimiento de esta Banda que conecta el mundo.